Viaje desde Ouarzazate a Marrakech vía el desierto

Viaje desde Ouarzazate a Marrakech vía el desierto

Día Martes: Aeropuerto de Ouarzazate

Recepción en aeropuerto de Ouarzazate y traslado al hotel, según la hora de llegada tendrán tiempo de recorrer la ciudad de Ouarzazate. Cena y alojamiento en Hotel.

Día Miércoles: Ouarzazate – Agdz -Valle del Draa- Alnif – Merzouga Desierto

Después del desayuno salimos hacia el Valle del Draa, donde destaca uno de los ríos más largos de Marruecos. Pararemos para contemplar las encantadoras kasbahs de adobe y aldeas beréberes que salpican la ruta y las maravillas del Valle del Draa. Después del almuerzo en Alnif, ruta de 2 horas para llegar a las impresionantes dunas de Merzouga, donde tomaremos un té de hospitalidad mientras descansamos un poco del viaje. Dejamos en el albergue las maletas y lo que no usaremos en el desierto y partiremos en una caravana de dromedarios de una hora y media que nos llevará a los pies de la Gran Duna, arropados por el bello atardecer del desierto. Cena en el campamento y noche en una haima en el corazón del Desierto bajo su espectacular manto de estrellas.

Día Jueves: Merzouga – Rissani – Erfoud – Gargantas del Todra – Gargantas del Dades

Podremos levantarnos antes de la salida del sol y esperarle en la duna. Allí disfrutaremos de uno de los mejores momentos en el desierto de Merzouga; el amanecer de un nuevo día. Cargados de la energía del sol haremos un desayuno típico en nuestro vivac. Después, los pacientes dromedarios, con su caminar acompasado, atravesarán las dunas para acercarnos hasta el albergue. Allí podremos darnos una ducha antes de continuar nuestro camino. Llegaremos a Rissani, la puerta del desierto, desde antaño cruce de caminos entre norte y sur, con un bullicioso zoco que sigue siendo lugar de intercambio. En Rissani está el mausoleo de Moulay Ali Chérif, fundador de la dinastía alauita.

Seguiremos hacia Erfoud. Estos valles están plagados de yacimientos geológicos y minerales. En ellos habitan los descendientes de varias tribus Amazigh, es una región con una gran riqueza socio-cultural. Se cultivan las palmeras datileras, practican el tejido de mantas, de alfombras y de prendas de lana. En las montañas cercanas abundan las plantas aromáticas y medicinales. La producción artesanal de la zona intenta cubrir las necesidades locales. Nuestro camino será una sucesión de ksar, de oasis y de palmerales. Veremos el sistema de riego llamado khetarra, utilizado desde la antigüedad y similar al sistema de acequias. Entre Tinejdad y Tinerhir haremos una parada para aplacar el estómago.

Disfrutaremos de las vistas del palmeral que se extiende hasta los contrafuertes del Atlas. Partiremos hacia las Gargantas del Todra, un cañón de paredes verticales de 300 metros de altura con una separación de 10 – 20 metros de ancho en su punto más estrecho, son un paraíso para la escalada. Las forma el rio Todra con su agua cristalina, fresca y limpia. Aquí haremos un pequeño paseo a pie junto al cauce. Después iremos a las gargantas del Dades, un valle donde las construcciones de adobe se funden con las rocas que las rodean. Mientras el rio Dadés lo atraviesa lentamente creando esas formaciones rocosas llamadas “los dedos de los monos”.

Cenaremos y nos alojaremos en un hotel en el valle del Dades.

Día Viernes: Gargantas del Dades – Valle de Rosas – Ouarzazate – Aït BenHaddou – Tizi n´Tichka – Marrakech

Después del desayuno, a través de Boumalne de Dades, El-Kelaa M’Gouna y Skoura, atravesaremos el Valle de las Rosas, hectáreas llenas de rosales que florecen de abril a junio, donde cultivan rosas, las destilan y producen esencias y perfumes. Al año se recogen unas mil toneladas de flores. Por el valle de las Mil Kasbahs, tras el palmeral de Skoura llegaremos a Ouarzazate, donde podremos ver la Kasbah de Taourirt que fue construida por la dinastía del pachá Glaoui. La kasbah protegía de las inclemencias climáticas y de las incursiones armadas. La kasbah de Taourirt es también un ksar, un pueblo fortificado habitado, comunicado por una red de callejuelas. Ouarzazate es un centro de producción cinematográfica. Llegaremos a Aït Ben Haddou, uno de los ksar mejor conservados de todo el sur marroquí y Patrimonio Mundial de la Unesco. Es decorado natural de varias películas y series. Podremos callejear a placer.

A la tarde, tras dejar Aït Ben Haddou a nuestra espalda nos dirigiremos al Alto Atlas, la montaña de las montañas, cruzaremos el puerto Tizi n´Tichka a 2260 metros de altura, veremos las cotas más altas de todo el norte de África, donde se unen los vientos del Sáhara y del mar Mediterráneo, las aldeas bereberes que cuelgan de la pendiente de la montaña nos acompañarán durante el camino. La naturaleza y el color del suelo irán poco a poco transformándose del ocre al rosa pasando por el gris mineral. Los pueblos se mimetizan con el entorno y ambos tienen el mismo color. Este paso nos regalará unas vistas excepcionales mientras llegamos a Marrakech. Allí le trasladaremos al hotel elegido.

Contacta con nosotros

    Tu nombre (requerido):
    Tu correo (requerido):
    Asunto (Por favor escribe el nombre del Tour o Excursión):

    Mensaje:

    Fecha de Reserva (Opcional)
    -

    × Whatsapp