Ruta 4 días de Fes a Marrakech via el Desierto

Ruta 4 días desde Fes a Marrakech por el desierto

Día 1: Fes » Ifrán » bosque de monos » Midelt » Erfoud » Merzouga

Atravesaremos el medio Atlas. Iremos por Ifrán y Azrou. Ifrán, la “suiza marroquí” por la arquitectura de sus casas. Está a 1.650 metros de altitud, habitada desde la prehistoria, y alberga una de las mayores universidades de Marruecos. También es centro de veraneo y de esqui. Está en el centro de un parque natural de 53.000 hectáreas, lleno de cedros y encinas entre los que sobresalen antiguos volcanes donde se divierten los monos. En estos bosques viven unos 200.000 macacos de Berbería. El cedro más conocido es el más grande de la región. El cedro Gouraud, un cedro milenario espectacular ya muerto. A Azrou, la distinguiremos por sus tejados de tejas verdes con chimeneas rematadas por nidos de cigüeñas.

El camino sigue por Midelt geologicamente muy rica y diversa. Cruzaremos el paso de Tizi N’Talghomt (1.907 m), disfrutando de sus vistas. Recorreremos el camino que entre gargantas y valles hace el rio Ziz. Nace en la cordillera del Atlas y desaparece bajo tierra a los 282 km en el desierto del Sáhara. En los valles del Ziz beben las palmeras y demás vegetación que iremos viendo hasta los oasis del desierto. Cruzaremos el tunel del Legionario, junto a la cascada. Cerca de Er-Rachidia, nuestro camino bordeará el lago del embalse de Hassan-Addakhil de agua azul turquesa y su dique de tierra roja. Se sucederán los pueblos fortificados, y el pameral de Aoufous, atravesaremos Erfoud, tierra de fosiles, y llegaremos  a los pies de las dunas, al desierto de Merzouga. Nos alojaremos en un albergue cerca de las dunas.

Día 2: Merzouga » Nomadas » Khamlia » Erg Chebbi desierto

 Trás el desayuno visitaremos varios lugares del desierto. Merzouga es un palmeral típico de los oasis del Sáhara. Al tener agua de fuente trabajan la tierra en todas las estaciones del año. En la zona usan un sistema de regadio llamado khetarraconstruido hace más de un siglo por los habitantes de Merzouga, similar a la acequia. En Khamlia conoceremos al pueblo Gnawa y su música, son descendientes de los antiguos esclavos africanos. Con su música de raices subsaharianas y sus bailes llegan a un trance hipnótico. Se les atribuye poder espiritual. Después conoceremos la vida nómada y su hospitalidad. Estos valles están plagados de yacimientos geológicos y minerales. En ellos habitan los descendientes de varias tribus Amazigh, es una región con una gran riqueza socio-cultural. Se cultivan las palmeras datileras, producen artesanía, practican el tejido de mantas, de alfombras y de prendas de lana. Cubren todas sus necesidades.

A la tarde, los dromedarios nos llevarán a nuestras haimas en el desierto de Erg Chebbi, el desierto de dunas de hasta 150 metros más grande de Marruecos. Es el resultado de la disgregación de  los suelos debido a las lluvias torrenciales que cayeron en la era cuaternaria. El viento amontonó la arena arrastrada por los rios que bajaban del Atlas.  Difrutaremos de la puesta del sol, de una estupenda cena, de la luz de la luna y las estrellas y de una acogedora haima.

Día 3: Erg Chebbi » Gargantas del Todra » Ouarzazate

 Nos levantaremos temprano en nuestras haimas, para admirar la salida del sol en el desierto y los nuevos colores con la luz de la mañana. Los dromedarios nos acercarán al albergue y allí podremos ducharnos y disfrutar del desayuno. Conocerenos Rissani, uno de los lugares más importantes del comercio transahariano. Desde la llegada de los arabes en el siglo VII se desarrolló gracias al control de los bereberes meçûfa de los itinerarios a Sudán (la actual Mali). También en la actualidad, su souk (zoco) sigue siendo un importante lugar de encuentro. De aquí partiremos a la Gargantas del Todra, un cañón de paredes verticales de 300 metros de altura con una separación de 10 – 20 metros de ancho en su punto más estrecho, son un paraíso para la escalada. Las forma el rio Todra con su agua cristalina, fresca y limpia. Aquí haremos un pequeño paseo a pie junto al cauce.

Después conoceremos el valle del Dades, un valle donde las construcciones de adobe se funden con las rocas que las rodean.Atravesaremos el Valle de las Rosas, hectáreas llenas de rosales que florecen de abril a junio, donde cultivan rosas, las destilan y producen esencias y perfumes. Al año se recogen unas mil toneladas de flores. Por el valle de las Mil Kasbahs, tras el palmeral de Skoura llegaremos a Ouarzazate. Ouarzazate (1.160 m) que antaño fue una ciudad guarnición, en la actualidad, es un centro de producción cinematográfica y paso obligado para ir al sur de Marruecos. Aquí, nos alojaremos en un hotel.

Día 4: Ouarzazate » Ait Ben Haddou » Marrakech

Después del desayuno, visitaremos la kasbah Ait Ben Haddou, es uno de los ksar mejor conservados de todo el sur marroqui y Patrimonio Mundial de la Unesco. Es decorado natural de varias películas de cine y series de televisión. Podremos callejear a placer mientras hacemos unas fotografías sublimes y vemos unas imágenes inceibles. Tras dejar Aït Ben Haddou a nuestra espalda, nos dirigiremos al Alto Atlas, la montaña de las montañas, veremos las cotas más altas de todo el norte de África, donde se unen los vientos del Sáhara y del mar Mediterráneo. Cruzaremos el puerto Tizi N´Tichka a 2.260 metros de altura las aldeas bereberes que cuelgan de la pendiente de la montaña nos acompañarán durante el camino. La naturaleza y el color del suelo irán poco a poco transformándose del ocre al rosa pasando por el gris mineral. Los pueblos se mimetizan con el entorno y ambos tienen el mismo color. Este paso nos regalará unas vistas excepcionales mientras llegamos a Marrakech a la tarde, donde finaliza nuestra ruta.

Quieres hacer alguna modefica en el itinerario? ponte en contacto con nosotros y organizamos el viaje a tu medida.

Contacta con nosotros Para Mas Info:

    Tu nombre (requerido):
    Tu correo (requerido):
    Asunto (Por favor escribe el nombre del Tour o Excursión):

    Mensaje:

    Fecha de Reserva (Opcional)
    -

    × Whatsapp